Hace unos años en una conferencia de D. Antonio Rodriguez le oí una idea que me ha hecho reflexionar mucho sobre la incorporacion de las Tic en el aula. La idea es que la tecnología no es todavía lo suficientemente protésica, todavía implica un alto grado de incomodidad el usarla en el aula.

Llevo muchos años utilizando las tic para intentar que mis almnos aprendan mejor. He evolucionado mucho en mi forma de utilizarlas pero sobre todo en mi visión de como deben utilizarlas mis alumnos, hoy creo que solo tienen sentido si ellos son los protagonistas y son ellos los que hacen, los que crean su conocimiento a través de diferentes herramientas.

Pero siempre faltaba algo, o mejor dicho sobraba. Problemas de conexión, ordenadores enormes, compartidos, herramientas complejas y de las que solo se utilizan una parte, etc.

La solución ha sido trabajar en Moodle, en intranet e internet, y así facilitar el trabajo en el centro y en casa, pero aunque acaban de llegar al Instituto los miniportátiles no son cómodos, cargar baterías, abrir, cerrar,colocar, etc.

Y he aquí que acabo de adquirir un Ipad 2, y he descubierto otra experiencia de trabajar. No quiero centrarme en herramientas o aplicaciones, al fin y al cabo hay las mismas o similares para todas las plataformas y sistemas educativos, lo que me está maravillando es la facilidad de uso, como decía D. Antonio Rodriguez su carácter protésico. Abres la tapa y ya está disponible, la cierras y apagado. No ocupa encima de la mesa, es una libreta más, no molesta, es táctil e intuitivo y voy descubriendo que para cada momento solo necesito pequeñas aplicaciones, que cargo y luego elimino.

Pero quienes me están reafirmando mas en mi idea son mis tres hijos, entre 12 y 6 años, que en tres semanas ven al portátil como un elemento poco manejable y lento.